miércoles, 7 de julio de 2010

Yo estuve con un Bi (segunda parte)

Aún con ese frío en el interior de mi cuerpo, le pedí que me explicara cómo una mujer heterosexual decide estar con un bisexual a lo que me responde: "Para mi lo importante era la persona que había dentro no su sexualidad" increíble yo hasta ahora estaba digiriendo cada respuesta, sin embargo pensé que era verdad, luego no es cierto que un bisexual siente atracción por los dos sexos, y eso no quiere decir que esté confundido. Sin embargo, no entendía si esto era así cómo el personaje se decidió por un hombre.

A lo que ella me explicó: "Mire, en su caso creo que pasaba por una etapa de transición, yo fui simplemente el detonante de su realidad, gracias a mi descubrió que su futuro era al lado de un hombre", por Dios si antes me sentía perdida ahora si al ver el gran amor de esta mujer, quise que la tierra me tragara, acaso era posible que una mujer amara de esta forma, y me pregunté: "¿Luego este sujeto no vio esto?

No me aguanté y le digo: "Pero luego no se da cuenta que su feminidad fue burlada, o sea la cambiaron por un hombre?" a lo que responde: "No se da cuenta usted que la feminidad es algo que se lleva dentro, nadie se lo quita, y nadie cambia a nadie, fui yo la que jamás quise ver que el final era peor que el comienzo". Todo me quedo muy claro ser mujer va más allá de unos tacones, este personaje me demostró que la mujer cuando ama lo hace por encima de las etiquetas sociales.

Le pregunté si iban a marchas LGBT juntos, y me dice mire no había nada que yo no quisiera compartir con el, eran sus ideales y en parte los míos, mi deber era apoyarlo, como amiga y pareja. Pero me repite que la verdad iba a salir a la luz y por más que esta mujer aparentara ser lo que no era, ya el destino estaba escrito su futuro no estaba junto a un hombre que hallaba su realización personal al lado de otro hombre.

Finalmente, era obvio que terminaran mal, casi odiándose, sin hablarse, es más cuando por cosas del destino cruzan la misma acera un frío le recorre el cuerpo al recordar que hace un tiempo era el amor de su vida y ahora es solo un desconocido más, sin embargo me dice que le agradece haberla madurado y que le haya enseñado que el amor no tiene etiquetas sociales.

Le digo que si tuviera algo que decirle, ¿cuáles serían sus palabras? Piensa por un par de segundos y dice: "Quizás no vuelva a amar de esta forma, pero me alegra haber servido para tu realización como ser humano, aunque hubiera preferido quedarme con el amigo y no con la pareja" sale esta mujer de su letargo y me dice sabe algo uno de mujer debería preferir al cómplice, confidente y amigo, no a la pareja.

Termino agradeciéndole su historia y me dice gracias a usted por ayudarme a despedirme de su recuerdo, le preguntó que si ahora está con alguien y me dice: "No, un bisexual y lo que el otorga como persona comprensiva y leal no se olvida tan fácil".

No hay comentarios:

Publicar un comentario