domingo, 4 de julio de 2010

¿Perdonar cachos?


A veces pienso en cómo he logrado encontrar el punto medio entre mi excesivo radicalismo y los deseos infinitos que hay en mi ser por dejarme llevar de las emociones y deseos, y es que sin duda hay situaciones que creo jamás perdonaría ni siquiera siendo consciente que he cometido el mismo error que ahora juzgo.

Y una de esas situaciones imperdonables para mi son los "cachos" y no porque me considere fiel, leal, perfecta y la mejor candidata a esposa perfecta, porque de sobra sé que no soy fiel, quizás soy algo leal, pero eso si jamás tendré el perfil de la compañera sin defectos, que espera a su marido con la comida lista y que hace los oficios de la casa, sino porque para mi la mujer o incluso el hombre que perdona una infidelidad está condenada (o) a hacerlo muchas veces, además que de ser "víctima" pasa a ser la boba (o) del paseo en un segundo.

Ahora insisto no se trata de pretender que exista fidelidad completa y hasta ciega, eso es una gran utopía del mundo moderno, el ser humano no es fiel, pero si se supone que debe tener un grado de inteligencia, así que si va a experimentar las mieles de andar en dos camas a la vez, en honor al sexo sépalo hacer, no se deje pillar y todos tranquilos, al menos por el momento, no afirmo que se tenga que permitir unas relaciones abiertas, sin límites pero al menos trate de cuidar lo que no quiere perder, pero no nos engañemos siempre nos cansamos de comer lentejas todos los días.

Esta vez me dirijo tanto al hombre como a la mujer, si perdonan cachos no importa lo que se diga o se jure, porque siempre se sigue siendo infiel, es una condición innata y lo digo porque soy de esas mujeres que se siente incapaz de ser totalmente fiel, pero al menos trabajo inmensamente para que no me cojan con las manos en la masa, o en el mozo.

Y le aseguro que quien perdona una vez, lo debe seguir haciendo muchas veces más, pero si usted sigue convencido (a) que su pareja lo ama, que es algo momentáneo, entonces cuando vuelva a sucederle no se queje, como callado (a), pero eso si recuerde que en el camino se encuentran miles de oportunidades para gozar, así que no sufra y goce usted también, si se siente incapaz para hacerlo, cambie de pareja y asunto arreglado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario