miércoles, 21 de julio de 2010

Del porque no soy religiosa, pecadora a mucha honra

Desde tiempos remotos la religión ha causado una serie de interrogantes interminables y en ocasiones produce lo mismo que la política: separación, discusiones, rechazos y radicalismos. Estos sistemas religiosos sólo dejan en el universo un egocentrismo por mostrar cuál es mejor o peor, y alienta ese deseo humano de evangelizar a todos aquellos que "pierdan" el camino.

Nunca antes he estado tan de acuerdo con la canción de Ricardo Arjona, "Jesús es verbo no sustantivo", no se trata de leer la Biblia, el evangelio, el antiguo o nuevo testamento, se trata de actuar, vivir bien con usted mismo y por lo menos reconocer lo que hay en su interior y ya.

Jamás he entendido por qué se asegura que Dios sólo nos escuchara si vamos a las iglesias, ¿no qué es tan poderoso que en cualquier lado nos puede escuchar?, además no sé qué efecto tienen tantas prohibiciones, ¿en qué se supone debemos convertirnos? en una especie de ángeles, que salimos de la supuesta casa de Dios y nos olvidamos de su "santa" verdad.

En primer lugar, debemos reconocer que muchas veces no somos verdaderos creyentes, sino que se sigue una tradición familiar y no una convicción, e insisto una cosa es que usted crea en la Biblia, apóstoles, pastores y demás, y otra muy distinta que cualquier persona que usted encuentre en la calle tenga que ser salvada, hay unos que no queremos salvarnos, que amamos vivir como lo hacemos.

El cuento del pecado es el más cómico para mi, que alguien me demuestre que todos los apóstoles vivieron con Jesús, y que de paso me prueben que todo lo dicho por Jesús es totalmente fidedigno, porque si la supuesta prueba es la fe, gracias, paso. Si se me juzga por vivir de acuerdo a mis convicciones y al placer con el cual quiero vivir y tengo derecho, pues entonces abiertamente digo si soy PECADORA.

Y si hablamos de la confesión, es lo más patético de la sociedad religiosa, porque no veo la razón por la cual tengo que pedirle perdón por mis actos a un cura, que ni sé si es más "pecador" que yo, creo que la única diferencia entre el y yo es una sotana que particularmente me parece inmunda. Ahora lo del diezmo, si me parece que es la forma más fácil de enriquecer a muchos, porque ese cuento de que "es para lo pobres", me parece increíblemente ingenuo, o basta ver qué tan bien viven los religiosos, curas, pastores, sacerdotes etc.

"La religión es el opio del pueblo" no hay frase más cierta que esa, cada vez surgen más religiones, en vez de trabajar por un real conocimiento del ser, sin intermediarios innecesarios, más bien deberían pensar en cómo hacer que los niños entiendan cómo funciona el mundo y no enseñarles que en una iglesia hallan sus respuestas. Además que ironía pensar que el mundo recuerda los crímenes más atroces en nombre de Dios, a través de las ya muy conocidas cruzadas.

Por ende, de lo que estoy segura es que si llego a tener hijos los dejaré que decidan cómo quieren vivir y en quién quieren creer, al menos si hay un bautizo les preguntaré, y si son ateos los abrazaré por estar más cerca de ellos mismos.

Ricardo Arjona tiene toda la razón con un aparte de su canción: "La religión no es más que un método, con el título prohibido pensar que ya todo está escrito, en este mundo hay más religiones que niños felices".

No hay comentarios:

Publicar un comentario