sábado, 31 de julio de 2010

Encuentros peligrosos

Muchas mujeres mueren de miedo cuando deben enfrentar a los amigos de su pareja, porque ellos suelen ser más importantes que la misma madre, entender lo qué significan los "parceros" para su novio no es tarea fácil, porque para ser honestas nosotras miramos la amistad de forma diferente, y hasta somos algo desleales con las que aseguramos son nuestras más íntimas amigas.

En primer lugar debemos reconocer que el hombre no puede vivir sin sus amigos, son ellos sus cómplices, confidentes, compañeros de trago, rumba y hasta de mujeres, además tienen claro que sus "hermanos del alma" son mucho más importantes que cualquier mujer por buena que sea, concepto que entre el público femenino está muy devaluado, ya que pareciera que cualquier "macho" es más importante que la persona que nos ha acompañado en varias facetas de la vida.

La forma como ellos conciben la amistad está lejos de las envidias y las rivalidades, de hecho, para quienes no lo saben a veces ellos se confabulan entre sí para poner a prueba a la "nueva novia", y comprobar si en verdad es leal o no. Recuerde que si usted decide meterse con el amigo de su novio, la única "zorra" y perdedora va a ser usted, porque ellos sabrán que arriesgarse no valía la pena.

En todo caso, aquí van unos recomendaciones para ese primer encuentro con los "parceros" de su novio:

1. Jamás intenté portarse como un hombre igual a ellos, porque sólo parecerá la marimacha que ni siquiera sabe mantener su feminidad.
2. Si no sabe de fútbol, política y deportes, por el amor de Dios no pretenda saber, porque ellos conocen TODO acerca de estos temas y les enerva que los vean como los bobos que no saben de los temas por los cuales viven.
3. Controle el trago, no querrá verse borracha antes los amigos y más querendona de lo normal.
4. En lo posible si puede lleve a una amiga bonita (no todas valen), con eso mata dos pájaros de un solo tiro, en primer lugar mantendrá entretenidos a los amigos del personaje y además tendrán con quién hablar mientras ellos hacen uso de la palabra.
5. Por último no interrumpa con meloserías a su novio, no hay nada más fastidioso y empalagoso que los amigos querer hablar con el susodicho y usted encima de el cual pegote, créame ese sólo hecho hará que no la quieran mucho.

Si lo piensa bien, no es tan difícil sólo se necesita de mucha inteligencia, carisma y ser algo extrovertida, pero todo con su justa medida. No se trata de ser Margaret Thatcher, ni Lady Gaga, pero tampoco estamos hablando de aparentar ser la Madre Teresa de Calcuta ni mucho menos de la versión mejorada de un hombre en un cuerpo femenino...Conclusión sea usted y eso si piense bien qué va a decir, una sola mala palabra la puede convertir en el denominador común para odiar.

2 comentarios: