miércoles, 25 de agosto de 2010

¿Mi amor vamos a donde mi mamita? #Bigfail


El primer indicio de que una relación está avanzando es cuando el "novio" nos llama un sábado en la tarde, o lo que es peor, un domingo antes del medio día para avisarnos que estemos listas porque pasará por nosotras en unas horas, el objetivo del encuentro es: Conocer a la familia, entiéndase padre, madre, tíos, abuelos, primos etc.

La verdad es que a través de ese teléfono uno siente como el tiempo se hace más lento, y además si uno está con un tipo algo consentido, meticuloso y hasta cuadriculado, puede imaginar que su madre es la típica sobre protectora, fastidiosa y estresante que en sólo cinco minutos de conversación logra que uno quiera tele transportarse para volar de ese lugar en cuestión de segundos.

Lo peor de esta situación es que si usted amiga bloguera dice que no quiere ir a ese encuentro, la batalla campal que se le avecina con su pareja es de tamaño mundial, así que si no desea ser la gestora de una gran tormenta, lo mejor es que acceda, eso si prográmese y aprenda a mentir, para que en menos de dos horas usted ya esté fuera del hogar de su novio.

La verdad es que para mujeres como yo, parcas por naturaleza y secas por convicción, esta "amena reunión familiar" suele asemejarse al camino directo a la horca, porque odio los formalismos, la presentadera entre unos y otros, pero en especial detesto sentirme observada, además que amiga bloguera créame la mayoría de suegras al primer momento nos ven como la imagen perfecta de aquella que quiere sonsacarle a su más preciado tesoro.

El fatídico encuentro podría resumirse de la siguiente forma: Presentaciones básicas, que incluyen un cuestionario bastante amplío sobre las actividades diarias de uno, dónde vive, cuánto lleva uno con el susodicho, si toma mucho o no, o si por el contrario fuma y en el peor de los casos hay unas madres que se atreven a preguntar si uno consume drogas o no.

En el caso de los padres, es más complicado pues si la familia del susodicho es algo adinerada, preguntará si uno es de los Pombo, Santos o Ardila, y cuáles son los beneficios económicos con los que uno cuenta, en el caso de los hermanos hay que diferenciar entre las mujeres y los hombres, porque en el caso de las primeras, nos verán como el defecto más grande en la vida del adorado hermano, y en el caso de los segundos se reirán entre ellos por las "guachadas" que le han conocido al susodicho.

Y para ser honestos, si usted no sabe cocinar, o no es la más hábil para los oficios hogareños, créame se lo digo por experiencia propia, va a entrar en pérdidas porque al parecer las madres en las novias de sus hijos van buscando la futura esposa y madre de sus nietos, por ende si no es muy experta en las artes culinarias, dejará morir de hambre a su pobre hijito.

Existe un caso algo más patético y es cuando la familia adora a la ex novia, con la que el duró cinco o seis años, y es que en esa situación usted siempre será la primípara, la novata y en especial aquella que no se comporta igual de bien a la adorada ex, sin embargo cabe mencionar que algo malo debió tener la maravillosa ex novia para que su hijo ahora no esté con ella.

En todo caso, como este es un encuentro inevitable si usted quiere que su relación de un paso más adelante, entonces mi único consejo es que sea usted misma, porque aunque suene cliché, es preferible que la familia del susodicho la conozca de una vez y no que después se lleve sorpresas, además porque usted debe tener presente que se cuadró con el, no con su familia, y si dado el caso usted termina no siendo del agrado de sus futuros suegros, dése por bien servida pues al menos no tendrá que soportar las típicas reuniones familiares en las que sólo se habla de lo podrido qué está el país y de las bellezas del hijito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario