miércoles, 23 de junio de 2010

Amantes y parejas oficiales jamás se asimilan igual


El sólo hecho de hablar de poligamia, ya resuena de la peor forma en las mentes de todos aquellos mojigatos, santurrones e hipócritas, ya sean hombres o mujeres. Pero la realidad es que más de uno hemos deseado tener una relación a escondidas, esa que nos despierte de la cotidianidad, que nos haga vibrar cada parte de nuestro cuerpo con sólo tener cerca a aquella persona.

Y para abordar esta temática empecemos por el "pajazo mental" de que una relación estable es mucho mejor que las ocasionales, la pasión por nuestro novio (a) jamás expira y por supuesto que siempre será mejor la monogamia que la poligamia...Por Dios empecemos por no mentirnos a nosotros mismos, ese sería el primer paso, y debo admitir que las mujeres somos expertas para engañarnos sin ningún tipo de contemplación, podemos imaginarnos realidades que no existen con tal de vivir como deseamos.

Así que después de lograr no mentirnos, es importante que entendamos y dejemos muy claras las condiciones, derechos y responsabilidades en las relaciones "ocasionales" al primer momento y no después, porque las mujeres SIEMPRE meten el corazón en las sábanas, garrafal error.

Muchas veces cuando somos las amantes de alguien no nos quieren necesariamente por lo que llevemos adentro, o por nuestra inteligencia...Seamos realistas en este tipo de relaciones se buscan satisfacer necesidades MUTUAS, y generalmente aceptamos este tipo de condiciones porque el tipo en cuestión, nos encanta lo suficiente como para querer sentir su cuerpo casi siempre.

¿Pero qué pasa si se mezclan sentimientos de parte y parte?, pues existen dos opciones simples, sencillas y que se pueden lograr: 1) Se viven las emociones positivas que se generan 2) Se disfruta el ají que estas relaciones tienen. Pero por sobre todas las cosas, se tiene que aceptar que si bien se puede sentir cariño, confianza o incluso apego, eso no quiere decir que haya amor, ni mucho menos un futuro para compartir.

No es tan difícil entender que en cuanto a obligaciones, derechos y responsabilidades en estas relaciones, el panorama cambia y el escenario es demasiado distinto al reconocido habitualmente por la sociedad, así que querida amiga lectora si su sueño es casarse de blanco, cual protagonista de telenovela barata mexicana o venezolana, tener hijos, ser ama de casa y creer que la fidelidad es una realidad, entonces la solución es simple...Por más gusto que haya no acepte ser la moza y asunto arreglado, pero si ya lo aceptó, asúmalo y entienda que sus espacios son reducidos, que no tiene derecho a pedir explicaciones, que su horario debe restringirse al de el y que jamás dejan a la "oficial" por la "otra", eso solo pasa en la mente de los libretistas mexicanos y venezolanos.

Puede mirar esta situación del lado amable o desde una perspectiva pesimista, trágica y melancólica, lo cual a mi modo de ver se me hace lo suficientemente patético, pero cada quien es libre de escoger como quiere vivir. Así que la vía amable, agradable y excitante es tomar esta relación como el medio perfecto para el desfogue de energías acumuladas, y de paso, encontrar que muchas veces esa persona se convierte en el amigo, confidente y cómplice. No neguemos que siempre hemos soñado con eso en una relación "formal" y la realidad es que pocas veces llega, es más casi nunca.

Amiga bloggera si sigue empecinada en verle el lado dramático al tema, entonces súfralo con todas las ganas, pero no pierda la dignidad y entienda que el hombre no es culpable, ya que el puso las reglas del juego y usted decidió jugarlo.

Así que deje el drama, el show y en especial, no se haga llamar víctima porque en realidad no lo es, y lo que más me indigna es cuando la mujer provoca situaciones para que la pareja oficial del susodicho se entere de la infidelidad del personaje, en realidad, no hay algo más bajo y ruin, una cosa es ser amante, otra mala clase, pervertida e inmadura.

Si usted está viviendo una relación así, y se encuentra pensando en cómo hacer para que la "oficial" se entere, le recomiendo que primero piense qué hará su amante cuando sepa de quién provino el comentario o la situación que sacó la verdad a la luz, cada hombre es distinto, lo sé, pero lo que si le puedo asegurar es que en un 99.9% lo que menos querrá es volver a hacer algo con usted en lo que le reste de vida, así que piénselo y no sea tan inmadura, que a la fuerza nunca se tiene a nadie.

Ahora que si el caso es de no querer más ese tipo de relaciones, despídase sin shows, reclamos y menos lágrimas, tómelo como una oportunidad más, alguien más con quien se paso demasiado rico, porque dejémonos de bobadas la mujer amante es la que más disfruta incluso más que la oficial, las razones son simples, sexo sin compromiso de fidelidad, siempre la consienten porque saben que en un instante la pueden perder y además se convierte a veces en su amiga y confidente.

Pero si usted insiste en que eso no se hace, que uno no daña una relación ya formada o que eso es de "zorras" pues simplemente aléjese de ese tipo de relaciones, dedíquese a su novio oficial y deje de criticar a las que si lo hacen y la pasan muy bueno, viva para usted misma y márchese con su mojigatería para otro lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario