lunes, 22 de agosto de 2011

¿Novia eterna o mujer (esposa) luchadora?


El dinero siempre ha sido un factor determinante en cualquier momento de la vida, no importa la época, en todas las ocasiones siempre la plata se ha convertido en uno de los sueños e ideales más perseguidos por la humanidad.

Sin embargo, todo en la vida debe tener un límite, un equilibrio, un balance. No puede ser que hoy en día, muchas mujeres se sienten en un sofá a esperar que el marido les de la plata, que si van a una cena, almuerzo u onces, se les cae un dedo si pagan la cuenta, o si invitan aunque sea las bebidas.

Y ni para que hablamos de si la pareja se queda sin trabajo, porque existen algunas que sienten enloquecer, pelean y gritan, como si con eso hicieran que la plata cayera del cielo. No sé quien les habrá enseñado que entre más histerias, más acceso económico tendrán.

Porque existen quienes exigen, piden y alegan, pero se quedan sentadas esperando a que el marido trabaje como mula y ellas por su lado, solo piden como si se trataran de jefes o incluso, terratenientes.

En este post pretendo dejar el mensaje, que si no la damos de feministas, libres y demás, pues lo seamos en todo, es decir, si su marido trabaja, usted también debe hacerlo, si el uno se esfuerza, la ley de la vida es que el otro también lo haga. Porque eso de exigir, sin dar, si es como muy complicado.

Pero lo más importante es que antes de decidir formar su vida con alguien, sea consciente que los problemas siempre estarán presentes, que cuando pasen los años quizás el dinero escasee y cuando estas situaciones se presenten, su labor es apoyar a la persona que se supone usted ama, pero si usted mujer tiene en su mente volverse una especie de jefe, mejor quédese sola y con eso evita amargar la vida de quienes la rodean.

No pretendo ser o parecer una alcahueta de la vagabundería masculina, solo dejar claro que si decide formarse un hogar, todo debe y tiene que ser grupal, los individualismos excesivos no caben en este proceso. Así que mujer bloguera que me lee si no se siente capaz de hacerlo, no se case y quédese de novia eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario