miércoles, 31 de agosto de 2011

Los cachos también se afilan con dignidad

Crédito: gettyimages.es
Muchas veces cuando alguien nos pone los cachos la primera reacción es sentirnos culpables, por ende la primera reacción es escondernos, agachar la cabeza y hasta en algunas ocasiones intentar justificar las razones que tuvo determinado personaje para llevar a cabo su infidelidad.



Nos repetimos constantemente lo siguiente (en algunos casos): "Es mi culpa, yo lo alejé", "No le pude dar lo que buscaba", "Es que yo jodía mucho" o "Tal vez ella le da mejores cosas yo", entre otro círculo de frases, que lo único que hacen es avalar la infidelidad.

Porque si bien es cierto, que como pareja se pueden cometer errores, nada justifica la deslealtad, ese cuento rebuscado de: "Ella me llevo a que me buscara otra", es tan patético como las mismas mujeres que después de recibir un golpe físico o emocional dicen: "El no es malo, solo quiere que yo sea mejor, para merecer su amor".

Por favor no nos engañemos, con o sin motivos la mayoría de hombres siempre piensan que eso de comer lentejas todos los días no es del todo tan agradable, y no digo que tengan que quedarse al lado de uno por obligación, la solución es aún más simple, antes de buscar a alguien que les satisfaga las carencias de su actual pareja, busquen soluciones, analicen si hay algo que salvar, en el caso que no sea así, la respuesta es muy sencilla: Terminen la relación y ahí si hagan de su vida lo que mejor les parezca.

Es más fácil acudir a esa verdad, que maquinar y pensar la mentira qué inventarán para que su novia no se entere de sus actuaciones, piénselo de esta forma: Si dice la verdad se ahorra un desgaste mental innecesario.

El final de una relación de la forma que sea, siempre va a doler, pero créame al menos asumir la situación cómo se debe, puede ofrecer la oportunidad de cerrar un círculo de la forma adecuada.

Pero no pida comprensión, entendimiento o amabilidad si usted querido hombre bloguero que me lee ha cachoneado a su novia y en el peor de los casos, ha sido pillado, pues la mentira siempre va a generar resentimiento en cualquier circunstancia, no importan realmente las razones por las que se haya mentido.

A las mujeres blogueras que me leen les digo que soy totalmente consciente lo que la 'otra' genera en nosotras, un odio absurdo y desmedido porque mientras ella disfruta, nosotras tenemos que asumir el proceso de duelo, casi que inspirando la lástima en los demás, pero al decir verdad, la culpa es de nuestra pareja, no de la susodicha que conocen, pues a la final desconocemos la versión que el tipo haya dicho sobre nosotras.

Aunque en mi posición personal creo que cuando se acepta a un hombre en estas circunstancias, nadie asegura que en un tiempo no vaya a hacerle lo mismo a uno, porque ese cuento de "se decidió por mi", si es uno de los más rebuscado que ha llegado a mis oídos.

Recuerden amigas blogueras el hecho de haber sido engañadas o cachoneadas NO implica que tengamos que escondernos, a la final todo en la vida es una experiencia más, y como tal debe verse.

Adicionalmente, todos los cachos deben llevarse con dignidad, es decir, si nos engañaron, nos traicionaron, etcétera, pero eso no implica que la vida se acabe y que escondamos la cabeza, considero que en esos casos lo mejor que puede hacerse es mirar a todo el mundo y decir: Si me equivoqué pero decidí pasar la página.

No hay comentarios:

Publicar un comentario