sábado, 24 de marzo de 2012

"Vieja que no joda es man"

Esta frase se la he escuchado a varios amigos y antes me daba ira profunda, porque pensaba que no era cierto, me decía a mi misma: "Simplemente analizamos las situaciones desde diferentes perspectivas, o somos muy emocionales, pero de ahí a asegurar que 'jodemos' es mentira".

Hoy en día, después de varios tropiezos, relaciones buenas, malas, pésimas y deficientes, debo darle la razón a todos mis amigos que aseguraban que nosotras las mujeres 'jodemos' y harto, desde la más calmada hasta la más loca.

Sé que muchas mujeres que lean esto, dirán que no es cierto, solo que es aburrido verlos siempre pegados a un televisor, jugando, queriendo siempre escaparse del compromiso, siendo tan básicos para todo y ni para que hablar de sus reacciones típicas cuando están tomando, o ven alguna mujer excesivamente buena.

Pues la verdad, debo decirles mis queridas amigas lectoras que el exceso de emociones que llevamos en nuestro cuerpo nos hace 'joder' porque si, porque no, porque talvez, porque quién sabe y por sospecha.

Este es el panorama: Si ve fútbol, malo. Si se levanta temprano a ver deporte, entiéndase cualquier actividad deportiva, desde golf hasta baloncesto, nos molesta que se despierte a prender el televisor. Si solo quiere estar con nosotros, es muy intenso. Si solo sale con los amigos, es un desconsiderado, y si nos reconoce cuando una vieja le parece buena es un completo insensible, pero si no lo hace es un mentiroso.

Conclusión: Nosotras ni sabemos que queremos, pero esto no sucede porque seamos malas o inmaduras, solo que somos excesivamente emocionales y ellos racionales, eso nos hace ver las cosas desde diferentes puntos de vista.

Soluciones: En mi caso particular, si puedo hallar complicidad, compañía, apoyo en la pareja oficial o no oficial y lo deseo con más intensidad cada vez que lo veo, me doy por bien servida, a la final, tiene derecho a ser como es, y si definitivamente no voy con sus actitudes, pues es simple, digo adiós y se acabó.

Aunque debo reconocer que yo no sufro por el deporte, pues más bien, desecho a aquellos que no les gusta el fútbol o cualquier otro deporte, me dan desconfianza esos personajes y en mi caso, no hay nada mejor que después del sagrado 'mañanero' ver un partido de fútbol en su compañía.

Eso si, debo reconocer que soy celosa a mi forma y tengo que hacer esfuerzos sobrehumanos para que no se me note, la mayoría de veces jamás lo logro, así que para no tener demasiados problemas prefiero pensar en otras cosas, concentrarme en actividades diferentes y si ya es muy crónico la cosa, pues se lo digo y trato de buscarle el lado divertido, insisto casi nunca lo consigo.

Amigas lectoras así que no se trata de no joder, pues JAMÁS lo lograremos, estamos hablando de reconocerlo y ser felices con el hombre dueño de nuestros deseos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario