domingo, 11 de marzo de 2012

Feliz día de la mujer NATALIA PATIÑO


Pensé demasiado en qué escribirte el día de la mujer, no sabía si unas simples palabras plasmadas en una nota serían suficientes para lograr que me escuches desde el cielo, o para recordarle al mundo que no te he olvidado, que te llevo en cada letra de mi nombre. 

Muchos me preguntan porque siendo tan unidas, no volví a ir a tu tumba y estoy segura que la mayoría no lo entienden, y aunque no tendría porque explicarlo, la situación es muy simple,: Para mi no estás en una lápida, para mi no hay nada tuyo ahí, a los ángeles no se les entierra en un cuadro de mármol, los ángeles bailan en el cielo y tú que eres el más hermoso duermes conmigo, te levantas conmigo todos los días, por eso no necesito ir a ningún lugar para verte, porque mis ojos tienen plasmados tu brillo, los tuyos verdes y llenos de esperanza, los míos oscuros y fuertes, éramos la mezcla perfecta.

En todo este proceso, supongo que el tiempo ha hecho lo suyo, ha hecho que la herida no sangre, pero si arda en determinados momentos, a la final ya no puedo llamarte al celular, ya no oigo a nadie que me diga: "Mi Tocaya", ese 'MI' que sonaba tan fuerte, solo con tu voz, ya no salgo a recogerte, dejé de oír: "Marica por favor salgamos, salgamos, salgamos? Ya no hay quien se arrunche en mi pecho con una fragilidad que me hacía volverme más fuerte para protegerte, ya no hay quien le diga a los tipos con los que yo salía: "No pierde ella, pierde usted, dejó ir a un hembronón de vieja" Imaginó cuántas noches desde el cielo quisiste enviarle un poco de maldad a mi ex, imagino tus ojos llenos de rabia. 

Pero no te he perdido, estás ahí en cada flor, en esa paloma que vuelve a volar después de estar enferma, en la lluvia que moja los campos después de temporadas de calor insoportables, estás en cada paso que doy.

Exactamente el 30 de diciembre supé que estabas ahí, cuando en esa sala de reanimación todo apuntaba a que yo me iría a hacerte compañía y aunque no te ví, sé que hiciste presencia, sé que iluminaste las manos de cada doctor, sé que suplicaste en el cielo para que no te hiciera compañía, sé que le rogaste a los ángeles que te acompañan para que no me tocaran y hoy estoy aquí. Definitivamente no hay prueba más grande de nuestra amistad, ese día lo supé.

Imaginé que el día de la mujer hubiéramos celebrado, supusé que estaríamos en cine, tomando algo, bailando o hasta en las "pijamadas" que tanto nos gustaban, estoy totalmente segura que estaríamos juntas, a la final como dice una película: "Nada en la tierra podría separarlos". Aunque quizás algo si nos separó, pero es solo distancia física, porque sé que desde el cielo eres tú, quién está guiando mis pasos.

Mona esto es para ti en el mes de la mujer:

Cuando pedí que me alejarás de lo que no me convenía, lo hiciste, y me recordaste que sufriría igual, pero que finalmente lo entendería.
Cuando quise que me protegieras, me diste el valor para levantarme cada día.
Cuando quise vivir las experiencias que me faltaban, desde el cielo me diste tu fuerza.
Cuando quise recibir inspiración en los momentos más difíciles de mi vida, lograste que tu sonrisa jamás se me borrará.
Cuando quise que la música no perdiera su ritmo sin ti, cerraste mis ojos y pusiste en mi, la canción que más amabas.
Cuando quise ser fuerte para ti, me acariciaste y me recordaste cuánto signifiqué para ti.

MONA FELIZ MES DE LA MUJER....QUE EL CIELO SE ALUMBRE CON TU BELELZA
TE AMO

No hay comentarios:

Publicar un comentario