lunes, 31 de enero de 2011

El día que su muerte tocó a mi puerta

Siempre pensamos que lo peor que nos puede pasar en la vida es una 'tusa', perder un trabajo, tener necesidades económicas o discutir con alguien que queremos mucho, para algunas personas algo elitistas para mi gusto creen que lo peor es ir al sur de la ciudad o comer en sitios no 'aptos' para su estrato.

Pero debo decir que todo esto pierde sentido cuando en una madrugada te levantas con la noticia de que tu mejor amiga de clases, 'polas' universitarias, pijamadas (porque si, aún con mis 25 años disfruto de esos planes), noches extensas de lágrimas y risas mezcladas a la luz de la luna y al sabor agridulce de un buen trago, está muerta, es una sensación que aún después de diecinueve días de su fallecimiento no logro explicar, es como si una rueda interminable de recuerdos se apoderara de ti en cuestión de segundos.

Sientes como si estuvieras inmerso en una pesadilla, la más amarga de todas, de la cual quieres despertar inmediatamente, pero por más que lo intentas no hay retorno alguno, porque la muerte ha decidido tocar tu puerta más cercana. Por varios días o meses, crees que algo se te ha perdido en el instante que tus oídos escucharon una noticia para la que jamás te preparaste.

Un montón de imágenes se cruzan por tu mente cuando asimilas que tu mejor amiga está muerta, desde el momento en que la viste por primera vez, cuando discutiste con esta persona por alguna bobada y tal vez ese instante en el que ella limpió tus lágrimas y viceversa, lo que si es cierto es que una sensación de impotencia se apodera de ti porque quieres volver a abrazarla por última vez, pero evidentemente eso es un imposible.

Las etapas de un duelo son muchas y pareciera que se mezclaran las unas con las otras, los primeros días se experimenta una incredulidad que yo le llamo el arte de la negación, es ese instante en el que tratas de convencerte a ti mismo que nada de lo que estás viviendo es verdad, existen otros momentos en los que odias a la vida por haberte arrebatado a tu amiga sin siquiera haberte preparado para vivir sin ella, a veces lloras sin descanso, esperando que cada lágrima le llegue a ella donde quiera que esté, para que sepa que no la olvidarás ni con la muerte.

En mi caso particular, he sido incapaz de borrar sus fotos de mi celular e incluso de eliminarla de Facebook, aún veo a lo lejos su nombre de mis contactos de Skype, supongo que algo dentro de mi quiere tener algo físico que me ayude a recordarla cuando me sea imposible verla en sueños.

El tiempo lo cura todo, no hay frase más cierta que esa, sin embargo, yo sé que siempre la amaré y la recordaré cada día de mi vida, como esa mujer impresionantemente hermosa que me iluminaba con su exceso de energía y que daba todo de si para verme feliz.

Hoy solo podría decirle que el día que su muerte tocó a mi puerta ella se llevo una parte de mi cuerpo, de mi alma, de mi corazón, de mi mente, con su partida, pero como ella admiraba mi fortaleza para asumir las circunstancias adversas, pues decidí hacerle honor a su memoria, y jurarle ante su tumba si es necesario, que sus secretos morirán conmigo.

Me he desgastado un poco pensando cómo honrarla, qué hacer para que desde el cielo sepa y sienta que cada centímetro de mi ser la sigue llevando consigo, así que teniendo en cuenta esa condición extremadamente familiar y materna que siempre me ha acompañado, quiero jurarle que el día que nazca mi hija, esa niña llevará su nombre, que casualmente es el mismo mío, porque necesito que cada vez que mire el fruto de mi sangre, ella me recuerde que en mi vida existió una mujer que me dio y que le di todo lo que una amiga puede ofrecer.

4 comentarios:

  1. Wow que palabras, decir que me llenan de sentimientos y de envidia al ver que los amigos cada vez son pocos, los verdaderos amigos a los cuales les cuentas tus metas, tus miedos, tus secretos e intimidades, no puedo decirte lo mucho que duele perderlos, pues aún no he perdido un amigo de ese nivel, pero podría asimilarlo a una relación intensa, que uno cree que el mundo se derrumba con cada pasar del segundero que te recuerda el crudo paso del tiempo y de lo impotente que eres ante este paso y ante lo sucedido.

    Naty, te admiro y aprecio por llevar esa amistad a un plano metafísico, sabes bien que ella está allí, a tu lado, apoyándote cuando más lo necesites, incluso en los momentos de duda solicitaras señales las cuales te llegaran y entenderás que NATALIA, aún está allí. Cuidándote, secándote las lágrimas que en silencio derramas por ella.

    Si me lo permites hoy deseo rendir un tributo a esa amistad, y verte como un ejemplo de a pesar de la muerte aun sigues siendo incondicional, sabes que cuando quieras hablar, aunque no seamos tan amigos, dale, aquí estoy pa oír tus sueños, tus deseos, tus miedos. Cuenta conmigo.

    Juankie

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juankie me honras con esas bonitas palabras...Claro que si aquí estaré para lo que necesites y sé que cuento contigo...Eres un excelente ser humano...Mil gracias de nuevo!

    ResponderEliminar
  3. NAtiii!!
    Se siente bonito decir ese nombre a una persona que reune todos y cada uno de los elementos que esa misma mejor amiga de rumbas, polas y lagrimas Lo fue para mi en las eternas madrugadas, cuando sentiamos que el cansancio nos vencia y terminabamos durante 6 dias de la semana volviendolo rutina.. SONREIR!! se que Nati se siente muy orgullosa de ti!! porque somos muy pocos los q esta ausencia dia a dia nos duele!! DIos te Bendiga y gracias a Dios pasaste en su camino cuando ella muchas le pidio al cielo un baston como lo eres tu!!

    ResponderEliminar