miércoles, 2 de julio de 2014

Mis selfies, tus selfies, mis redes, tus redes

Tal vez esta nota de para más de qué hablar, o deba volver a leer frases como: "Estudios demuestran que las selfies son falta de sexo, neuronas y hasta reflejan una serie de enfermedad mental", pero sostuve una serie de discusiones al respecto, que después de pensarlo y pensarlo, además de recibir indicaciones de otras personas para escribir al respecto, me lancé a la tarea de construir estas palabras, con las que no pretendo convencer de mi punto, pero al menos que quede bien expuesto y MUY a mi forma.

Recuerdo perfectamente cuando alguna vez una persona me llamó narcisista por las publicaciones en mi Instagram, porque si lo reconozco mi perfil en esta Red Social, en su mayoría es de fotos mías, sonriendo, enviando picos, luciendo la camiseta de la selección Colombia y del equipo de mis amores: Club Atlético Nacional, imágenes con mis amigos, familiares, ex parejas, una que otra comida, mis noches de cerveza, y así.

No suelo publicar fotos de mi comida o cuando cocino, por una sencilla y simple razón no cocino y me da locha tomarle fotos a todas las comidas, pero respeto a quienes lo hacen, son gustos y preferencias.

No publico fotos de gatos porque no los tengo, quizás con ellas no me criticarían tanto porque a la final son mascotas y ellas siempre serán hermosas, tiernas, etcétera, lo que entonces no logro entender es por qué si cada quién publica lo que ama, con lo que se siente cómodo, con aquello que es feliz, etcétera, las personas que amamos las selfies como yo, no podemos hacer lo mismo ¿qué es tan malo? 

Es decir, si me gusta sonreír ante una cámara, si me encanta picar el ojo, mandar picos, o simplemente verme en imágenes porque quizás estúpidamente creo que de una u otra forma soy fotogénica ¿por qué diablos no puedo hacerlo con libertad? 

O es qué solo a las modelos, actrices y presentadoras se les permite este tipo de acciones, por favor, seamos un poco consecuentes con la libertad que tanto pregonamos, les confieso soy de las que piensa que si le propusiera salir en algún tipo de revista que estuviera alineada con mis convicciones ya fuera para posar, por un reportaje o cosas por el estilo, no dudaría en hacerlo porque no le temo a las cámaras, no me escondo ante un lente y SI, soy de las que al sentir el flash sonríe de una.

Lo siento en realidad por aquellas que les cuesta sonreír ante una cámara, para los que no lo saben estudié y trabajé como actriz, sigue siendo esa lucecita que está en mi interior, no se ha apagado, todos esos años frente a cámaras, tablas, escenarios, etcétera, me enseñaron a perderle el miedo al que dirán, quizás a eso se deba gran parte de mi carácter. Así que en realidad lo lamento, pero seguiré cambiando de avatar, perfil, etcétera, en diferentes tomas, escenarios, luces.

Si, soy tan estúpida que me alegro cuando veo un simple Like o cuando alguien me comenta sus opiniones reales, no aquellas que buscan destruir, me enorgullece saber que las luchas eternas por tener un cuerpo agradable están dando frutos, no alardeo de ello, solo busco mi mejor ángulo y listo.

Incluso, pongo todas y cada una de las fotos de mis tatuajes porque me siento orgullosa de ellos, por supuesto estoy abierta a cada opinión, sin que eso signifique que cambie mi gusto o pensamiento por las diferentes expresiones del entorno que me rodea. Es más, recuerdo perfectamente que alguna vez me dijeron indirectamente que si era capaz de alardear de mis selfies, sin maquillaje o despeinada mi respuesta es esta:

Claro que si, mi pelo al natural o absolutamente producido es hermoso después de una tintura de cinco años, no soy 90-60-90 pero amo mi busto, piernas e incluso estoy aprendiendo a amar mi abdomen, mis ojos con delineador se ven más expresivos, sin él solo son mis ojos cafés que siempre buscan hablar sin necesidad de vocablos.

Por supuesto, que no buscaré jamás salir en fotos donde se me vean mis peores ángulos o mis cachetes en su máxima expresión, no creo que exista mujer en el mundo que quiera verse mal a propósito, pero si disfruto salir en mis selfies y sonreír.

Para finalizar, no pretendo que entiendan la razón de las selfies, solo que las respeten y por primera vez en la vida dejen de opinar tanto del por qué la gente las pone o no, solo para claridad de algunos, los que nos las tomamos, no tenemos enfermedades mentales, bueno yo tengo epilepsia pero eso no me ha hecho más o menos bruta, tal vez me ha hecho más sensible, perceptiva y un tris "loca", tampoco nos falta el buen sexo, porque aún cuando fuera así pues podríamos acudir a otros recursos como la pornografía o la masturbación.

A la final, en este mundo todos pueden escoger ¿no?

1 comentario:

  1. Me gustó tu entrada, porque me sentí identificada. Varias veces he sido criticada -en especial por personas cercanas- por publicar mis selfies. No tengo un cuerpo espectacular, así que usualmente mis fotos son de mi cara o mis ojos. Pienso que en una red social uno puede publicar lo que quiera procurando no ofender a nadie. No creo que una selfie ofenda, aunque haya algunas horribles, tomadas al reflejo del baño, en ropa interior, con malos fondos, y así... aunque es problema de quien lo publica, así se exponga a memes. Igual, si eres linda, por qué vas a dejar de hacerlo?

    ResponderEliminar