miércoles, 31 de agosto de 2011

Los cachos también se afilan con dignidad

Crédito: gettyimages.es
Muchas veces cuando alguien nos pone los cachos la primera reacción es sentirnos culpables, por ende la primera reacción es escondernos, agachar la cabeza y hasta en algunas ocasiones intentar justificar las razones que tuvo determinado personaje para llevar a cabo su infidelidad.



Nos repetimos constantemente lo siguiente (en algunos casos): "Es mi culpa, yo lo alejé", "No le pude dar lo que buscaba", "Es que yo jodía mucho" o "Tal vez ella le da mejores cosas yo", entre otro círculo de frases, que lo único que hacen es avalar la infidelidad.

Porque si bien es cierto, que como pareja se pueden cometer errores, nada justifica la deslealtad, ese cuento rebuscado de: "Ella me llevo a que me buscara otra", es tan patético como las mismas mujeres que después de recibir un golpe físico o emocional dicen: "El no es malo, solo quiere que yo sea mejor, para merecer su amor".

Por favor no nos engañemos, con o sin motivos la mayoría de hombres siempre piensan que eso de comer lentejas todos los días no es del todo tan agradable, y no digo que tengan que quedarse al lado de uno por obligación, la solución es aún más simple, antes de buscar a alguien que les satisfaga las carencias de su actual pareja, busquen soluciones, analicen si hay algo que salvar, en el caso que no sea así, la respuesta es muy sencilla: Terminen la relación y ahí si hagan de su vida lo que mejor les parezca.

Es más fácil acudir a esa verdad, que maquinar y pensar la mentira qué inventarán para que su novia no se entere de sus actuaciones, piénselo de esta forma: Si dice la verdad se ahorra un desgaste mental innecesario.

El final de una relación de la forma que sea, siempre va a doler, pero créame al menos asumir la situación cómo se debe, puede ofrecer la oportunidad de cerrar un círculo de la forma adecuada.

Pero no pida comprensión, entendimiento o amabilidad si usted querido hombre bloguero que me lee ha cachoneado a su novia y en el peor de los casos, ha sido pillado, pues la mentira siempre va a generar resentimiento en cualquier circunstancia, no importan realmente las razones por las que se haya mentido.

A las mujeres blogueras que me leen les digo que soy totalmente consciente lo que la 'otra' genera en nosotras, un odio absurdo y desmedido porque mientras ella disfruta, nosotras tenemos que asumir el proceso de duelo, casi que inspirando la lástima en los demás, pero al decir verdad, la culpa es de nuestra pareja, no de la susodicha que conocen, pues a la final desconocemos la versión que el tipo haya dicho sobre nosotras.

Aunque en mi posición personal creo que cuando se acepta a un hombre en estas circunstancias, nadie asegura que en un tiempo no vaya a hacerle lo mismo a uno, porque ese cuento de "se decidió por mi", si es uno de los más rebuscado que ha llegado a mis oídos.

Recuerden amigas blogueras el hecho de haber sido engañadas o cachoneadas NO implica que tengamos que escondernos, a la final todo en la vida es una experiencia más, y como tal debe verse.

Adicionalmente, todos los cachos deben llevarse con dignidad, es decir, si nos engañaron, nos traicionaron, etcétera, pero eso no implica que la vida se acabe y que escondamos la cabeza, considero que en esos casos lo mejor que puede hacerse es mirar a todo el mundo y decir: Si me equivoqué pero decidí pasar la página.

lunes, 22 de agosto de 2011

¿Novia eterna o mujer (esposa) luchadora?


El dinero siempre ha sido un factor determinante en cualquier momento de la vida, no importa la época, en todas las ocasiones siempre la plata se ha convertido en uno de los sueños e ideales más perseguidos por la humanidad.

Sin embargo, todo en la vida debe tener un límite, un equilibrio, un balance. No puede ser que hoy en día, muchas mujeres se sienten en un sofá a esperar que el marido les de la plata, que si van a una cena, almuerzo u onces, se les cae un dedo si pagan la cuenta, o si invitan aunque sea las bebidas.

Y ni para que hablamos de si la pareja se queda sin trabajo, porque existen algunas que sienten enloquecer, pelean y gritan, como si con eso hicieran que la plata cayera del cielo. No sé quien les habrá enseñado que entre más histerias, más acceso económico tendrán.

Porque existen quienes exigen, piden y alegan, pero se quedan sentadas esperando a que el marido trabaje como mula y ellas por su lado, solo piden como si se trataran de jefes o incluso, terratenientes.

En este post pretendo dejar el mensaje, que si no la damos de feministas, libres y demás, pues lo seamos en todo, es decir, si su marido trabaja, usted también debe hacerlo, si el uno se esfuerza, la ley de la vida es que el otro también lo haga. Porque eso de exigir, sin dar, si es como muy complicado.

Pero lo más importante es que antes de decidir formar su vida con alguien, sea consciente que los problemas siempre estarán presentes, que cuando pasen los años quizás el dinero escasee y cuando estas situaciones se presenten, su labor es apoyar a la persona que se supone usted ama, pero si usted mujer tiene en su mente volverse una especie de jefe, mejor quédese sola y con eso evita amargar la vida de quienes la rodean.

No pretendo ser o parecer una alcahueta de la vagabundería masculina, solo dejar claro que si decide formarse un hogar, todo debe y tiene que ser grupal, los individualismos excesivos no caben en este proceso. Así que mujer bloguera que me lee si no se siente capaz de hacerlo, no se case y quédese de novia eterna.

lunes, 15 de agosto de 2011

¿Cómo se reparten los amigos con su ex?

La palabra amigos debería ser entendida como esos seres humanos que uno conoce hace un tiempo considerable, con los que comparte momentos espectaculares, pésimos, buenos o malos, pero que por sobre toda las cosas son solidarios y leales, cuando la situación así lo requiere.

Sin embargo, hay un punto que debe ser infinitamente claro en esta palabra, y es que los amigos de su novio, pareja, amante, mozo, etcétera, no son los suyos, aunque suene radical y hasta exagerado, es verdad, porque cuando la etapa del enamoramiento y de la cursilería acaba, usted entiende que su círculo es suyo, impenetrable y entregado, pero el grupo social que lo rodea a él, es precisamente eso, un entorno que le pertenece al susodicho y nada más.

Las mujeres solemos caer en la creencia de que las "mejores amigas" o "mejores amigos" de su novio, son amigos nuestros también, y lo más cínico es que pretendemos que éstos nos demuestren lealtad, cuando los problemas con la pareja se acercan.

Eso jamás pasará, pues ellos se protegen entre sí, es lo habitual, es lo normal, a la final primero fue uno que el dos, y lo más importante mujer bloguera que me lee, no crea en aquellas que dicen: "No importa mi solidaridad femenina está contigo". Esa frase está tan mandada a recoger como: "Yo sería incapaz de engañarte, tú me cambiaste la vida".

Así que si quiere evitarse la pregunta eterna de: ¿Y ahora con quien salgo, si solía hacerlo solo con sus amigos?" La solución es más simple de lo que parece: Sus amigos son suyos, y los de su pareja los de él. Hable cordialmente, sea amable, si es el caso, comparta con ellos, pero sin olvidar que "coca cola mató tinto".

Ahora, que si por infinita desgracia y por esas crueldades del destino, Ud. y su pareja tienen más de 300 mil amigos en común, la situación se complica, lo sé, pero aún así todavía tiene una solución a la vista, ponga en una balanza con quienes de todos estos se siente más cómoda, y analice la confianza que siente con cada uno de ellos, y decida cuál será su posición.

Pero recuerde siempre, cuando algo acaba, también debería finalizar todo aquello que se lo recuerde. Además, es mejor prevenir que lamentar y no olvide que como dirían algunos maestros: "Ojos vemos, corazones no sabemos".

Si por alguna razón, Ud. ahora está enfrentando esta situación, recuerde cuidar cada palabra que diga ante ese círculo en común, y tenga en cuenta que sus amigos de verdad, son generalmente aquellos que lo entienden, comprenden y le hacen saber que más se perdió en el diluvio.

martes, 9 de agosto de 2011

Lleva una verdulera en tu corazón

Crédito: gettyimages.es
Siempre que pensamos en tener una relación seria, entiéndase noviazgo oficial, lo primero que se nos viene a la mente es :¿Y si me es infiel? ¿Y si para variar es mujeriego, como la mayoría?. En el caso de que su anterior novio haya sido infiel, 'perro', mentiroso y demás, la cosa se complica, porque este nuevo intento se puede llegar a convertir en una carrera desenfrenada por comprobar que este tampoco fue la excepción a la regla.

Situación que sin duda, nos acarreará dudas, momentos desagradables y una serie de comportamientos, que no son saludables ni exitosos. Pero si es cierto, que lo más importante es andar con pies de plomo, a la final, tienen razón los que aseguran que cuando no se espera nada de nadie, no se sufre, aunque al decir verdad no sé que tanto se puede alcanzar esa premisa.

Ahora pensemos por un instante lo siguiente: No todos los 'cachos' son iguales, unos duelen más que otros y definitivamente después de este tipo de situaciones jamás volvemos a ser las mismas. Ardidas quizás, prevenidas también y difícilmente retornamos a la confianza hacía el género opuesto.

Imaginemos esta situación, llegas a tu casa, en la que vives con tu novio y de pronto encuentras al personaje acostado en TU cama con otra mujer, ¿Qué piensas? ¿Cómo reaccionas? ¿Estás segura que en ese momento piensas primero en tu orgullo y dignidad? 

No sé que tan dispuestas estemos las mujeres en ese tipo de situaciones al conservar la calma, porque imagina el asco que se puede experimentar al saber que en esa misma habitación ha estado también sexualmente contigo. En mi caso particular, no me voy con rodeos, porque si me vuelvo verdulera ¿y qué?. La dignidad y el orgullo la dejo para el momento de la tusa.

Además, no me vengan con cuentos un engaño emputa aquí y en la conchinchina, así que yo si madreó, puteó, peleó y hasta gritó, si es el caso. Pienso en la venganza, claro que si, y por favor no me vengan con el cuento de: "La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena", porque el ver a tu ex un "poco" acabado se convierte en un sabor tan dulce, como amargo. A la final, Santiago Cruz tiene razón en una de sus canciones con esta frase: "Fuiste mi verdugo y la culpable de que hoy me alivie tu fracaso".

Ahora pensemos en este escenario: Descubres que el hombre que decía amarte con sus células, cuerpo, piel y demás, lleva más de uno o dos meses engañándote y actúa como si nada pasara. En ese caso sé que algunos dirán pues se da marcha atrás, hay separación de cobijas y listo. A lo que yo puedo decir que evidentemente no hay otra opción, pero si considero que no hay el mínimo interés por siquiera volver a cruzar palabra con el personaje, y la palabra perdón, pues no sé que pensarán las amigas blogueras que me leen, pero ese vocablo no lo conozco muy bien, por ende, no lo aplico en ese tipo de circunstancias.

Ahora, que si los cachos fueron en una noche de borrachera del susodicho y hubo una rumbeada con alguna chica del momento, no digo que no empute, pero si duele menos, al decir verdad, afecta mucho más cuando eres la bobita del paseo. Porque en una infidelidad lo que más duele es la humillación.

Así que es hora de entender que no todos los cachos duelen igual, que volver a creer se vuelve una tarea titánica, que no muchas veces llega a feliz término. Pero además no seamos hipócritas que tener orgullo y dignidad no significa que al sujeto no se le puedan cantar sus verdades.

lunes, 1 de agosto de 2011

Un clavo NO saca otro clavo, lo entierra más.

Crédito: gettyimages.es
Cuando una relación se acaba, generalmente lo más preocupante no es cómo se va a seguir adelante, o cuál será la manera perfecta para enfrentarse nuevamente a la soledad, tampoco lo es cómo se efectuará esa repartición de amigos que llaman. 

Lo realmente relevante e importante es cómo se hace para lograr volver a empezar con otra persona, qué procesos son los indicados para volver a creer y en especial, qué se puede hacer cuándo definitivamente no se está listo para amar una vez más.

La situación es simple y a la vez compleja, e incluso puede llegar a tener ciertos ingredientes patéticos y hasta lastimeros, es decir, no conformes con estar viviendo el final de una relación lo suficientemente traumática, en muchos casos se tiene que asumir con dignidad que se siente una incapacidad enorme para volver a sentir siquiera las cursis maripositas en el estómago,  que si se experimentaban cuando ese ex novio tenía una cita con uno, y lo más frustrante es que ni siquiera hay emoción de hablar con otra persona, en pocas palabras todo aburre.

Quizás es en ese tipo de situaciones, en las que la frase: "Un clavo saca otro clavo", se convierten en un calvario más traumático que la misma superación de la tusa por ese ex novio que uno quiere hasta borrar del planeta. Porque no importa los esfuerzos que usted haga siempre se va a acordar de ese pasado que se quiere borrar.

Por supuesto que enerva de sobre manera saber que el tipo aquel está feliz haciendo de las suyas, pero créame querida bloggera y visitante que me lee, pretender que usted va a volver a amar o a experimentar una sensación siquiera parecida, a la que le producía el personaje en cuestión, es como pedirle a un árbol de peras que de mangos, por ende, es imposible.

Así que aún cuando se sienta sola, y de paso odie que sus amigas siempre vayan acompañadas del galán de siempre o el de turno, en algunos casos, pues hágase al ambiente, mire prospectos y disfrute de todo lo que se aprende en este proceso, pero no se meta de cabeza en una relación o no pretenda hacer borrón y cuenta nueva, porque lo único que va a generar es engañarse a sí misma y de paso al tipo que la está pretendiendo.

Ahora, cabe aclarar que si su interés es divertirse con un amigo suyo o compañero, en el manual de post tusas no hay nada que lo limite, de hecho es muy sano hacerlo, siempre y cuando no involucre sentimientos. Además este tipo de relaciones son más estables que las oficiales, ¡créamelo!

Recuerde que se ha olvidado por completo al personaje, cuando podemos salir con alguien sin pensar en qué momento el nuevo susodicho la va a embarrar, o si logra olvidar la sensación amarga que le produce pasar por sitios donde usted estuvo con su ex novio.