viernes, 23 de abril de 2010

EL MUNDO INTERNO QUE PESADO


La reciente noticia de la muerte de Lina Marulanda, conocida por medios de comunicación y demás esferas sociales de la capital, aterró a muchos colombianos (entre las que me incluyo), y en este punto no pretendo entrar en la típica discusión de que a unos no les afecta porque no la conocían, era sólo una modelo más; debate que de por si me parece lo más vacío y anti solidario, pero cada quien es libre de ejercer su opinión libre en un país que se supone democrático.

Que la fama y el dinero son efímeros, es una verdad tan firme como el mundo mismo, sin embargo, hay que reconocer que ayudan mucho a suplir las necesidades cotidianas de la vida. Pero realmente mi discusión en esta oportunidad, es sobre cómo las angustias, depresión o lo que yo suelo llamar "mundo interno", ese que a veces se vuelve más grande y pesado que el mismo universo en el que vivimos, puede ser más fuerte que la misma voluntad o fuerza que muchos expertos en la materia, alegan todos los seres humanos deberíamos tener.

A veces cuando camino en las calles capitalinas, en especial por la noche, miro a la gente y me preguntó qué pasará dentro de la mente de cada persona, y la respuesta a este interrogante es que cada quien es un mundo tan distinto y complejo, y como si esto fuera poco no alcanzamos a imaginar como una mala vivencia familiar, amorosa o económica puede acabar la vida de alguien en un segundo, y si a esto se le suma las continúas crisis existenciales sobre si estamos en el lugar adecuado en la tierra, si Dios existe, o una que para ser honestos me persigue desde hace un tiempo ¿por qué no puedo pensar como la gente normal en dinero, ropa y belleza?

Pues bien, no pretendo hacerme pasar por una psicóloga, profesión que de hecho a veces detesto, sólo busco que cada persona, que lea esta entrada, y tal vez se sienta algo deprimida, por la razón que sea, entienda que si bien a veces el mundo se pone lo suficientemente oscuro, también es cierto que llorar y por lo menos tratar de entender cuál es el destino que tenemos marcado, nos servirá para entender que siempre hay algo más, que nada es definitivo, excepto el mismo destino.

Por último, quiero dejarles una pequeña apreciación para las personas que lo rodean a uno en esas épocas depresivas, primero, no se las den de gurús emocionales, que todo lo han vivido, o la típica frase: "tranquilo todo pasa", porque en verdad no hay nada más molesto que hablar con alguien que cree tener la solución para todo, en vez de eso estén ahí y en especial es mejor, si nos pueden nutrir con un silencio que transcurre en perfección, créanme eso ayuda más, de hecho, lo digo por experiencia propia; y en segundo lugar, no pretendan racionalizar las emociones que estamos sintiendo, pues ya es suficiente con la loca de nuestra mente que nos juega tan malas pasadas.

No acostumbro a hablar sobre pésames o lamentaciones cuando alguien se ha muerto, y como dice mi mamá "ningún muerto es malo", pero en esta oportunidad me imagino lo que pudo sentir esa niña al creer que no habían más soluciones, y lo digo sin la lambonería del caso, pues para ser honesta lo he vivido, entonces sólo me queda por decirle a la familia que entiendan el motivo de su decisión y que tengan fuerza para entender que hay situaciones inamovibles en el destino.

lunes, 12 de abril de 2010

UNIVERSOS DISTINTOS PARALELOS Y COMPLEMENTARIOS


¿Cuántas veces hemos querido hablar menos, actuar más y que nuestras acciones sean guiadas por el corazón y no por la cabeza? Pues bien, al parecer muchos seres humanos, en especial las mujeres, desearían ser descomplicadas, pensar menos y actuar más.

Sin embargo, esto no es tan fácil como parece, y es que me he dado a la tarea de observar a cada una de mis amigas, como si fueran ratoncitos de laboratorio, con el fin de observar si es verdad lo que dicen los hombres, eso que somos más raras que 'un perro a cuadros', o que 'vieja que no joda es man', es decir, simplemente me propuse analizar las diferentes relaciones, sus pros, contras y qué tanto influyen los comportamientos de las mujeres en las acciones del género masculino, que muchas veces, por no decir casi siempre, nos sacan literalmente de casillas.

Bueno, lo primero es aclarar que las mujeres somos distintas a los hombres, NADA MÁS CIERTO QUE ESO, esta es una verdad tan fuerte como una roca, y la razón es simple, ellos son racionales y nosotras 100% emocionales, eso se supone debería ser el complemento perfecto de dos mundos que le dan la base a la sociedad, sin embargo, la cotidianidad ha demostrado que el corazón, sentimientos, impulsos, locuras etc. Llámenlo como quieran, siempre quieren imponerse a la razón, y es ahí donde el panorama se complica.

Pero es aún más enredado, cuando tanto hombre y mujer, son extremadamente racionales, o excesivamente pasionales, ¿cómo lograr el punto medio?, ¿qué se puede hacer para que la mente no dañe el corazón y/o viceversa?.

Pues bien, lo primero que hay que tener claro es que ninguna relación es igual, y que el mayor error es comparar el pasado amoroso con el presente, pues si una relación anterior no nos funcionó, nada nos asegura que con esta pase lo mismo, de hecho, el miedo y el orgullo estúpido son los peores consejeros cuando se está conociendo a alguien, que si bien no esperamos sea el hombre de nuestra vida, por lo menos si un acompañante en este largo camino.

Lo primero entonces, es definir en qué tipo de relación estamos, porque una cosa es el novio típico que toda la familia de uno conoce, que hasta lo casan a uno antes de tiempo, otro el amante, 'mozo' o 'amigo especial' con el que generalmente compartimos más intimidad que con el mismo oficial, y la razón de que esto sea así, es simple, en ese confiamos más y nos sentimos totalmente nosotras mismas, pues, no hay nada que ocultar, y otro con el que solo tiramos durante unos meses.

Y aunque no lo crean todas las relaciones anteriormente mencionadas tienen también sus contras: En el caso del oficial, pues con éste se vislumbra aparentemente un futuro, sin embargo, la cotidianidad y la costumbre puede dañar cualquier sentimiento de amor, por fuerte que sea; el "amigo especial" tiene la inmensa desventaja que si se empieza a desarrollar amor posesivo, se puede perder esa complicidad, pues, parece que ese tipo de sentimiento trae consigo cantaleta y shows de celos; y aquel con el que solo tenemos sexo, tarde o temprano uno se cansa de explorar el mismo cuerpo.

Amados hombres, sólo se les pide que sean ustedes mismos no importa lo que pase, y por favor si tienen una relación alterna a la oficial, cosa que no me parece del todo malo, disfrútenla, gócenla y de paso, permítannos hacer lo mismo, porque no hay nada mejor que una buena noche de sexo, combinada con la complicidad necesaria y con ese sentimiento de amistad irremplazable que nos permite saber que pase lo que pase la compañía de Uds. siempre estará ahí.

Y a mis amadas mujeres por favor "NO JODAMOS TANTO", en vez de ser las matronas, busquemos ser sus complices y amigas, eso les aseguro traerá mejores resultados, en vez de estar todo el tiempo pendientes de qué hacen y a qué horas lo hacen, al fin y al cabo recordemos que cuando nosotras hemos puesto los cachos, lo hemos hecho de la forma más inesperada y a cualquier hora del día; pero mi recomendación más importante es que no busquemos ponerle etiquetas o rótulos a una relación, porque en realidad lo que más debe importar es qué tan bien nos sintamos con esa persona, si es oficial o no, eso debería ser lo de menos.

Como dice mi madre querida, "prefiero verla con un hombre que la haga feliz en todos los sentidos, y no con un "noviecito oficial" que sólo sea un estorbo" Palabras Sabias.

miércoles, 7 de abril de 2010

NO TODO SE RESUME EN AMOR, TAMBIÉN ES SÓLO SEXO


En una reciente conversación con algunas amigas, me sorprendió como las mujeres pueden llegar a ser más efusivas al hablar de sexo que los mismos hombres, la única diferencia es que al parecer solemos ser más hipócritas, mojigatas y hasta morrongas para reconocerlo ante nuestras parejas, entiéndase que al mencionar la palabra "parejas", me refiero también a amante, "mozo" o "amigo especial", término que ultimamente escucho más seguido, cosa que me alegra, pues este tipo de relaciones otorgan una especie de picante a la vida de cualquier mujer, ya sea solo sexual o emocional, pero este será un tema que trataremos en una próxima entrada.

El punto es que mis amigas, de las cuales me reservo el nombre por respeto a su mojigatería, aseguraban con vehemencia, - por supuesto unos licores de más siempre afloran la sinceridad más aún cuando de sexo se trata -, que en todas sus experiencias sexuales lo que más les había sorprendido era ver que la mayoría de hombres creían que mientras ellos sólo tenían sexo, ellas si hacían el amor, pero la realidad era cómica y hasta irónica, pues queridos hombres ELLAS TAMBIÉN TIRAN.

Me causo mucha gracia ver cómo se burlaban de la inocencia de muchos hombres, pues debo decir, que tienen toda la razón, porque las mujeres no siempre relacionamos un encuentro de sexo casual con amor, o si quiera con cariño, simplemente satisfacemos una necesidad, así de simple.

Sin embargo, recuerdo haber escuchado a una de ellas decir que el punto de análisis era cómo actuábamos las mujeres después de aquella noche, porque es innegable que siempre se espera un trato diferente, una mirada distinta u otro tipo de abrazo, sin embargo, como buena mujer que en el fondo tiene algo de actitudes masculinas, aseguré que en la mayoría de casos cuando se trata de sólo sexo, detesto que a los hombres les de por abrazar después del acto o tener gestos cariñosos que ni al caso vienen.

Es importante que tanto mujeres como hombres diferenciemos el sexo casual con el amor, porque como seres humanos satisfacemos necesidades, en eso todavía tenemos algo de animales, así que una noche de copas, una noche loca, no tiene más significados, ni más contextos, son sólo eso CASUALIDADES o CAUSALIDADES, que no deben pasar de ahí; el punto de giro sólo debe presentarse bajo dos razones especiales:

1. El chico resultó ser un excelente amante y entonces, debemos cuidarnos también de terminar "enamoradas" del tipo de cama que ofrece el sujeto.

2. Cuando el sexo con este personaje es lo suficientemente fuerte, salvaje y prohibido, porque SI eso también nos gusta.

Si esto se da entonces, es necesario que antes de pensar que lo "amamos" por lo que es, definamos que lo amamos por su cuerpo, no por nada más, pero digamos la verdad la pasión no es efímera, sólo que es más difícil de mantenerla y para garantizar que ésta no se pierda, sólo debemos hacer dos cosas: No ponerle nombre a la relación y hacerla cada vez más excitante, por supuesto siendo consciente de los peligros que se pueden correr.

Recuerdo que al finalizar la reunión salió un tema a relucir que merece un análisis más profundo, que de hecho encontrarán en el próximo post, LA MASTURBACIÓN FEMENINA, y supongo que muchas que lean esto la negarán, pero por favor debemos reconocer que TODAS, y me atrevo a decir que sin excepción, hemos aunque sea rozado nuestra piel de forma distinta intencionalmente, o siquiera hemos sentido inmenso placer al ver porno, o escenas de películas que tienen imágenes lo suficientemente eróticas, recordemos que el hecho que no usemos juguetes sexuales no implica que no nos hemos masturbado.

Y siendo realistas la masturbación es un arte que no tiene porque ser grotesco, sino que lo digan los hombres que disfrutan de ver a su pareja masturbándose en pleno acto sexual, como parte de la magia de la seducción o como se diría en el árgot popular en el pre calentamiento.

Quiero aprovechar este post para resaltar un artículo de Esther Balac del Diario El Tiempo, ya que definitivamente me ayudó a reafirmar mi convicción acerca de cómo los hombres ahora tienen más mitos que antes, a tal punto que hasta se vuelve en algunos casos tedioso tratar de explicarles que no todo es penetración y que el tamaño realmente no importa, es más relevante lo que nos hagan sentir en esos momentos de pasión.